Poema

Hay que vivir y estar enamorado
de alguna cosa, de una sombra bella.
de la perdiz feliz y de la estrella,
de una puerta, de un puerto equivocado.
Estar enamorado de la huella que
deja el viento fauno sobre el prado,
de la nube, del árbol angustiado,
de un caballo, del globo y la centella.
Estar enamorado tercamente
de una idea, de un libro, del sonriente
maniquí, de tu siglo, de tu hora.
Más lo grave de tanto amor a bordo
es que de pronto, sin pensarlo, sordo,
terminas por querer a tu señora.
CIRO MENDÍA
(1.872-1.979)
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.