Simpleza

* Como ya lo dijimos, la gente no es tonta sino ignorante. Y contra lo que comunmente se cree, la más ignorante no suele ser la más pobre. Esa clase media que caracteriza aún a los países desarrollados, parece estar compuesta por gente tan superficial como elemental en sus opiniones, juicios y decisiones.

Uno no puede entender que alguien como el brasileño Coelho pueda ser traducido a la mayor parte de las lenguas y pueda además alardear de más de 100 millones de lectores con obras en las que el núcleo principal sea la más insabora de las simplezas. “Platitudes” como se dice en inglés.

Pero lo grave es que esa falta de criterio para escoger literatura, también se expresa cuando se trata de política y economía. En esta cultura de hoy, que consiste en exigir y exigir, sin hacer ningún sacrificio.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.