El desespero

Que Kasdafi es un tirano y su gobierno una dictadura criminal, no tiene discusión. Pero lo ha sido hace décadas, con el mismo desdén por los derechos humanos y la misma prepotencia y opresión que lo ha caracterizado en épocas pasadas. En esa condición visitó los paises europeos y fué recibido en las sedes de sus gobiernos con pompa y circunstancia. Y esos mismos países le vendieron los aviones y los helicópteros y las armas con los que ahora masacra a su pueblo, a sabiendas de que era un sátrapa brutal y despiadado.

Ahora, esos mismos gobiernos denuncian, no los atropellos de la época en que el dictador les pagaba con dinero del petróleo las armas que le vendían, sino los de ahora, es decir, los que está cometiendo con las armas que les compró.

Y esos países muestran, escandalizados, su indignación contra el tirano denunciando las violaciones a los derechos de su pueblo, y piden y claman su indignación, pidiéndo que renuncie al poder. El mismo poder con el que negoció con ellos hasta hace poco.

Es un espectáculo de hipocresía, y de cinismo  que retrata con toda desnudez la doble moral de esos civilizados y cultos países que  nos dan todos los días lecciones teóricas de una dignidad que ellos mismos desconocen.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.