Y no se ha caido

La tragedia japonesa hizo que el eje de las noticias se trasladara de Libia a la sede del desastre, pasando por el terremoto, el sunami, y llegando a Fukushima.

Por ello ahora la prensa casi se limita a registrar el avance de las fuerzas leales a Kadafi, que poco a poco parece estar debelando el alzamiento y reconquistando las zonas rebeldes de su país.

Indicio importante del nuevo giro de los acontecimientos es que la unidad en contra del dictador ya no parece tan sólida: la propuesta de una zona de exclusión aérea que le impediría a Kadafi usar de su aviación militar contra los rebeldes, no alcanzó el acuerdo necesario de los europeos: Alemania, por ejemplo, se opuso a la iniciativa.

La victoria del gobernante libio parece confirmarse por ahora. Sin embargo, lo que falta por verse es si sus adversarios en el plano internacional renunciarán a sacarlo del poder. Por lo pronto, no parece que el supuesto apoyo de la comunidad internacional a los rebeldes haya sido muy eficaz, si es que de verdad existió.

Y aunque es de suponer que Kadafi, aún victorioso por ahora, no quedará en condiciones de recuperar su anterior poder, seguramente se esta beneficiando de que la atención del mundo se concentra ahora en la gravedad de lo que está pasando en Japón.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s