Sueños turísticos

En un libro agradable, de esos que, a veces, extrañamente se publican a pesar de todo en el país, aparece una nota de Eduardo Mendoza Varela publicada hace ya bastantes años, en la que el escritor se refiere a nuestras aspiraciones turísticas y observa que la posibilidad de que un ciudadano de Baviera o de Oklahoma cruce el atlántico para visitar a Tópaga o al Pantano de Vargas, es una bella mentira con la cual nos engañamos. Y agrega: ” Nunca he llegado a convencerme de que el turismo internacional se interese, al menos por ahora, en nuestro paisaje o en nuestras modestas fábricas coloniales.”

Siempre hemos creido lo mismo, y nos hemos sorprendido con lo que pareciera ser ingenuidad candorosa de mucha gente, incluso del sector oficial, o quizá pose interesada para dar la impresión de que es popular considerar al turismo como una especie de prestación social.

El turismo masivo, entendido como una fuente de ingresos para la economía, es un servicio, o si se quiere, una industria. A los turistas que atiborran las playas españolas, o mejicanas, o se exhiben en la Costa Azul, no les interesa el medio ambiente, sino el confort, la fiesta continua e incluso las diversiones non-sanctas. Y si se van a conocer grandes ruinas y monumentos arqueológicos, éstos tienen que estar cerca del mar o de los sitios de diversión. Es por ello que Perú no puede competir con México,  en donde, a propósito, los 15 millones de turistas anuales no han disminuído un ápice con las informaciones aterradoras de la violencia del narcotráfico.

Por ello, si el país quiere verdaderamente convertirse en una potencia turística, tendrá que construir infraestructura de diversión, para la cual, desde luego que tiene posibilidades, porque, como lo insinuaba Mendoza Varela, ni los lagos, ni los cerros, ni las joyas históricas, ni los parajes más o menos bonitos atraen a los gastadores. Y quiérase o no, ellos son los que representan el negocio.

Acerca de rasbe

I'm a lawyer. I was a Judge in the Highest Administrative Court of Colombia and now I'm partner in Saavedra Becerra Abogados S.A.S., a lawyers firm. At the same time I'm a n University professor on State Liability at the Javeriana University in Bogotá.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.