La guerra incómoda de los poderosos

Me refiero a la guerra que los países poderosos le armaron a Kadafi. Una guerra que se ha vuelto incómoda porque no termina, ni se agota, ni disminuye. Una guerra absurda que quienes la iniciaron, especialmente los europeos, creyeron que ganarían sin esfuerzos distintos a los puramente económicos, y sin sacrificios humanos.

Desde los albores de la ciencia militar y sus estrategias, se ha sabido que a un enemigo no se lo derrota sino agotándolo primero y ocupando sus territorios luego. Pero ello significa que el atacante tiene que dar por descontado que sufririrá lo que eufemísticamente se denominan “bajas”. Pérdidas de vidas humanas entre ellas.

Desde el principio, la novedosa estrategia de los atacantes fué la de bombardear a Kadafi sin emplear infantería, es decir, sin entrar a Libia, sino destruir los objetivos desde el aire. En los cálculos de la OTAN ello sería suficiente para obligar al Coronel a rendirse en un plazo muy breve. Los americanos, que no creen para nada en esa clase de estrategias, y que ya tienen sus propios problemas en Afganistan, decidieron adoptar un perfil bajo y dejarle la iniciativa y el mando  a otros integrantes de la OTAN, especialmente a los franceses, que se sintieron gozosos de mandar de primeros sus relucientes aviones de Dassault, quien, dicho sea de paso, también fabrica los Mirages que antes le habían vendido precisamente a Libia.

De esta manera, si los planes funcionaban, no habría necesidad de explicarle a las madres europeas porqué sus hijos regresaban en bolsas de plástico de un lugar tan alejado del centro de su plácida vida de alta calidad, bajo el amparo paternal del Estado de bienestar.

Pero las cosas no estan funcionando, la crisis económica se ha agudizado, y los americanos estan molestos e impacientes con la inefectividad de la OTAN. Un alto funcionario de Washington criticaba duramente a la “Vieja Europa” que, según él, quiere seguridad, la seguridad del paraguas militar de EE.UU, y los beneficios de la victoria, sin hacer sacrificio alguno.

Es posible que Kadafi caiga pronto, y en todo caso caerá al final. Pero si algo se ha demostrado hasta ahora, es la inutilidad de la alianza militar entre americanos y europeos, Y con tantas dificultades económicas como tiene Obama, no es imposible que la sombra del viejo aislacionismo de norteamérica, que tanto inquieta a las capitales del viejo continente, vuelva a ser una realidad.

Acerca de rasbe

I'm a lawyer. I was a Judge in the Highest Administrative Court of Colombia and now I'm partner in Saavedra Becerra Abogados S.A.S., a lawyers firm. At the same time I'm a n University professor on State Liability at the Javeriana University in Bogotá.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.