Como funciona el capitalismo….

El gobernante eficaz  es el que agrega, a su formación teórica, una buena cantidad de experiencia práctica. En cambio, quienes llegan al poder apoyados exclusivamente en su bagaje intelectual y en su conocimiento teórico suelen estrellarse con la realidad, a veces con consecuencias lamentables.

Esa ha sido, en ocasiones, la experiencia de los socialistas o elegidos de izquierda cuando sus movimientos o partidos llegan por primera vez al mando del Estado. Fue lo que le ocurrió sl Presidente Allende cuyas dificultades con un sector muy importante, y mayoritario de la sociedad chilena parecen no formar parte de la mitología de su trágico final. Igual ocurrió en Francia cuando el Presidente Mitterand se estrelló con la realidad al tratar de poner en práctica su intención de nacionalizar sectores muy importantes, en particular de la esfera financiera. Los problemas que semejante decisión provocó llevaron pocos años después a la derrota de su partido y al ascenso de la derecha con Chirac al frente del gobierno. En Perú, Alan García, capacitado y preparado en la dialéctica de la izquierda francesa llegó por primera vez en su país con la fórmula salvadora de estatizar toda la banca para redireccionar sus utilidades al gasto social. Pero olvidó que los bancos son la espina dorsal de un sistema financier capitalista , una de cuyas características es que responde en buena media al sistema nervioso de los ahorradores; y que nada asusta más a los dueños de la plata que la ingerencia del Estado en sus intereses. El resultado fue una espantada y masiva fuga de capitales que arrojó al Estado peruado a una vorágine económica desastrosa. Todo lo cual explica el viraje de 180 grados de García en su segundo mandato, cuando ya había aprendido como funciona realmente el odiado capitalismo, y cómo no es fácil escapar a él, sin una revolución total.

La ventaja del alcalde electo de Bogotá es que el pánico económico que provocó su imprudente anuncio de fusionar las empresas distritales de servicios le está enseñando contundentemente una lección que le va a servir mucho en sus futuras aspiraciones presidenciales: estar uno está lleno de teoría, y seguramente de buenas intenciones no es suficiente. Afortunadamente el señor Petro también ha descubierto, esta vez a tiempo, cómo funciona el capitalismo. Y eso es bueno para él, y seguramente para el país.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.