La Presidencia Imperial

En los años setenta, el gran intelectual francés Raymond Aron acuñó la expresión ” Presidencia Imperial” para referirse al Ejecutivo de los Estados Unidos. Recordaba Aron que los padres fundadores de la nación americana jamás parecieron haber tenido la intención de convertir a la presidencia en la más importante, influyente y decisiva rama del poder público. Entre otras cosas porque el modelo que seguían los fundadores era el de Montesquieu, fundado él mismo en lo que el célebre escritor francés creía discernir en Inglaterra. Un sistema de poderes equilibrados y mutuamente controlados  que se conoce hoy como el mecanismo de pesos y contrapesos (chest and balances).

Hoy sabemos que Montesquieu se equivocó. En efecto, el orden equilibrado que él creyó ver en Inglaterra, de hecho ya no existía en su tiempo: la monarquía estaba siendo desplazada ya en ese entonces por el Parlamento, y sus poderes se encaminaban aceleradamente al eclipse que hoy coloca a la Monarquía como un receptáculo de poderes inexistentes y funciones protocolarias y formales.

La Constitución americana, redactada cuarenta años después de la obra del pensador francés fue más exacta en la apreciación del modelo inglés, y dejó por ello al Ejecutivo en una clara desventaja frente al Legislador: casi se podría decir que el primer mandatario se pensó más como una especie de secretario ejecutivo que como un funcionario poderoso e influyente.

La historia traicionó esa intención. Poco a poco, la evolución, el desarrollo, el crecimiento de los Estados Unidos, y su transformación en una poderosa nación, amén de muchas otras causas, fueron determinando el que la presidencia se erigiera paulatinamente en la rama influyente, y al final en la “Presidencia Imperial”.

Ese imperialismo presidencial se proyecta,  al interior de la Nación pero especialmente al resto del mundo.  EL Presidente, en cierta forma limitado por el poder de los Estados, despliega su  influjo de manera arrolladora, y a través de una serie de mecanismos jurídicos y de privilegios constitucionales sobre el resto del mundo. Tanto que, a pesar de las protestas de los países y sus reclamos de soberanía, el presidente imperial se impone sin resistencia.

Un ejemplo inquietante es el manejo que se le ha venido dando en el mundo al asunto de los “drones” utilizados en la guerra de Afganistán. De acuerdo con las informaciones de la presnsa americana, el empleo de aviones no tripulados se ha convertido en el arma predilecta de las fuerzas militares, especialmente para matar selectivamente a los líderes de Al Quaeda. Cada semana se reúne un comité dirigido por el Presidente Obama, en donde el mandatario selecciona personalmente a quienes serán asesinados en la próxima operación estratégica. En uso de ese poder, el Presidente no está sujeto a control alguno, ni del Congreso, ni de los tribunales. Se apoya en un Privilegio Ejecutivo que descansa, entre otras razones, en el concepto de que su país adelanta una guerra mundial contra el terrorismo, y “en tiempo de guerra las leyes callan”.

Más de 280 misiones teledirigidas han culminado con decenas de presuntos terroristas muertos. Tantos que, aunque parezco increible, la cantidad supera a las víctimas del Presidente Bush.

Pero Obama tiene a su favor unos apoyos y una simpatía especial en los círculos de pensamiento europeos. Se lo percibe como un mandatario progresista y de avanzada. Y por ello, de manera sorprendente, ningún gobernante europeo ha levantado su voz para censurar la conspiración de los drones, que viola de manera escandalosa e impune todos los derechos humanos y todos los principios jurídicos. Ni siquiera esa especie de espantapájaros de moda que es la CPI.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.