– Qué se espera para 2.014….

De la lectura de los diferentes periódicos nacionales, respetuosamente agrupados todos en el pelotón reeleccionista, se infiere que el año que viene va a estar colmado de beneficios y prosperidad para los colombianos.

Ahora en poder de los grandes intereses económicos y financieros del país, como nunca antes en la historia, esos medios de comunicación, así como la radio y la televisión, ensalzan constantemente al gobierno y al Presidente Santos como si fueran de verdad lo mejor que hemos tenido en nuestro pasado reciente.

A los dueños de los medios no les gusta realmente el primer mandatario. Pero saben que al sistema que éste representa hay que sostenerlo, porque de lo contrario, puede caerles encima. El ejemplo de Venezuela es demasiado cercano y terrible como para ensayar disidencias o estimular peligrosas opiniones críticas.

Pero las cosas no van a ser tan buenas. Así por ejemplo, la reciente decisión de la Reserva Federal de EE UU, que bajó de los 85 mil millones de dólares a 10 mil la cantidad con que mensualmente está irrigando a la economía, va a tener fuerte impacto en el mundo entero. La disminución de esos 75 mil millones en el sistema financiero va a fortalecer al dólar que subirá apenas comience el año. Esa nueva situación, que hará salir al capital extranjero de muchos países para regresar a la tranquilidad de los valores americanos, va a desnudar con toda claridad nuestra verdadera situación económica. Y seguramente a acabar con las cuentas optimistas de los ministros santistas; ojalá que no sea así, pero, francamente, no lo creemos.

La abundancia de dólares ha estado desindustrializando al país, porque la empresas prefieren traer los bienes del exterior en lugar de producirlos aquí. Eso quizás no sea tan malo. Pero el alza del dólar golpeará a los sectores que necesitan inevitablemente de insumos extranjeros. Y en todo caso, los nuevos costos golpearán a una clase media emergente y acostumbrada a electrodomésticos, ropa y aún, vehículos hasta ahora a su alcance.

En ese nuevo escenario también habrá de verse la capacidad del Gobierno para manejar las dificultades que se vienen. El problema es que la desesperación por un nuevo período presidencial va a llevarlo, con toda seguridad a adoptar medidas populistas tan perjudiciales como las que improvisó a la carrera después del reciente paro agrario, cuando trastornó por completo el mercado papero precipitando a muchos productores de ese tubérculo a un verdadero caos económico.

La constante es un constante vaivén de desaciertos y medidas represivas del comercio, sin renunciar, eso si, al dudoso prestigio mediático que dan los anuncios de tratados de libre comercio con los unos y con los otros.

Las cuentas oficiales son muy curiosas; hoy por ejemplo se dice en algún diario complaciente que las muertes de la nochebuena en la ciudad bajaron un 23%. Leída la información resulta que en lugar de los 13 muertos de 2.012, sólo hubo 10 esta vez. Como si 10 muertos no fueran el síntoma de una situación gravísima de inseguridad. Con la nueva y torpe ley anti licor disminuyeron las retenciones en un 28%, dicen las informaciones de los policías. O sea que apenas capturaron a 72 de cada 100. Y así son todas as estadísticas. Que tratan de ocultar el desastre de orden público que campea a lo largo y ancho del territorio nacional. Pero lo que importa, una vez más para los medios es la reelección. Una reelección que será el preludio de un gobierno sumido en la crisis.

Pero a esa perspectiva nadie la detiene: para ello están las mermeladas y el discurso de la paz, cuya verdadera dificultad de implementación se refleja en la brutal e insolente carta de los comandantes guerrilleros, que dijo más en unas pocas frases soberbias que todos los escritos complacientes de los innumerables turiferarios de la empresa de renovación electoral.

Difíciles días nos esperan. Disfrutemos mientras tanto de las fiestas…

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s