Emoción y futbol

Albrecht Sonntag est sociólogo de la ESSCA, Escuela de Administración (Angers, Paris), donde dirige el le Centro de experticia y de investigación en integración europea. Actualmente coordina el proyecto FREE (Investigación sobre el fútbol en una Europa ampliada) que reagrupa a diez y ocho investigadores de nueve universidades europeas. En una crónica publicada recientemente se ocupa de las derrotas dolorosas que se han presentado en el Mundial.

Al entrar en la fase de “eliminación directa” del torneo, expresión edulcorada a la que el inglés (imitado por el alemán) prefiere la clara brutalidad del término “Knock-out-stage”, porque efectivamente lo que se produce es el K.-O. Y a ese propósito, vale la pena reflexionar después de las batallas duras e indecisas que han librado brasileños y chilenos, brasileños y colombianos, costarricenses y holandeses, al final de las cuales se hubieran podido producir algunos de los nocauts más espectaculares de la historia de la Copa Mundial.  “Se hubieran podido”. Si no hubieran golpeado los balones en los postes, si la puntería de los delanteros se hubiera corregido unos pocos centímetros. Si solamente los dioses del fútbol no hubieran decidido otra cosa.

¿ Hay otro deporte colectivo donde lo aleatorio, la suerte, el azar tengan tanto impacto sobre el resultado ? Donde el mérito, noción sobre la que toda la lógica del éxito deportivo está en principio fundada, sea, finalmente inalcanzable ? En fútbol el mérito se discute hasta el infinito. ¿ Que es lo que hace que un equipo merezca ganar ? ¿ Estadísticas como la posesión del balón, los kilómetros recorridos, el números de remates intentados ? ¿ O valores no calificables como la inteligencia colectiva, el fair-play, la abnegación incansable ?

Hay tantos parámetros, tantas opiniones posibles… Es más: todos son válidos. Todo el mundo tiene razón, tan subjetivo como sea su juicio. Y el mundo sabe que es inútil buscar verdades absolutas o respuestas definitivas. De todas maneras lo esencial no está allí. El flujo ininterrumpido de los comentarios, en la presa o la televisión, en los cafés o en los bares tienen por objeto revivir el evento.., “rehacer el partido”, explorar todas las posibilidades del condicional SI: ¿ Qué hubiera pasado si…?, ” Si solo hubiera…”, ” Fulano no hubiera debido…”

Revivir el partido es un poco como detener el tiempo. Es volver atrás, rebobinar la película y apoyarse en el “instante” justo antes del error fatal, el gesto decisivo, el giro de la historia. En los encuentros implacables de la fase K.-O. de la Copa del Mundo, se trata ante todo de revivir las emociones fuertes. Qué importa su naturaleza -ya se trate de darse un baño de euforia o de recaer en el desencanto- con tal que se logre la ebriedad de la emoción colectiva, profundamente sentida y compartida con los demás.

Para el escritor y filósofo suizo  Georges Haldas, muerto en 2010, el discurso sin fin suscitado por el fútbol no era otra cosa que “la génesis de una poesía”. Según él el ser humano no se satisface solo con lo vivido. Tiene necesidad de “prolongar lo vivido con la palabra, y prolongarlo en el curso de la conversación, es decir, entrando en relación con los otros para revivir las cosas” Se podría agregar que el relato del fútbol, ese juego con el condicional del pasado que se sabe sin embargo inútil, todas esas controversias sobre el “mérito” que sabemos no obstante vanas, posee también una función catártica: hay en el relato una descarga de toda la tensión acumulada durante el partido, una distensión del estrés vivido a través de la palabra.

De manera que podemos consolarnos : no hay nada mejor para entrar en la leyenda del fútbol que salir perdedor de un juego que pudo terminar de otra manera. Y hablaremos, como los chilenos, o los costarricenses, de este equipo que “merecía” de tal manera la victoria que jamás ha debido perder. Si solamente…

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s