La Ley en China

Cuando EE. UU. anuncia que va a ejecutar un mexicano culpable de cometer asesinato, ese país inicia una campaña vigorosa para impedirlo, casi siempre sin éxito, pero en la que termina participando hasta el Papa. Cuando hizo evidente que el Sr. Arciniegas moriría por haber llevado cuatro kilos de cocaina a la República Popular China, nuestra timorata Ministra de RR.EE. apenas tuvo tiempo para seguirle rogando a ese gobierno que “revisara” la sentencia y tuviera clemencia. Hubiera sido importante dejar por lo menos la constancia de que no tiene sentido castigar a una persona de 72 años.
Por otra parte, todavía nadie le había dicho a la gente de este país que China no reconoce el concepto occidental de derechos humanos, al que considera una noción condicionada, tanto por la cultura como por el nivel de desarrollo de cada país. Esa sería una labor valiosa para nuestra farandulera radio que tanto empeño pone diariamente para trivializar todo lo que toca.
Y también hay que explicar que, como lo dijo categóricamente el Embajador, las leyes chinas se cumplen estrictamente. Lo que seguramente resulta una idea muy extraña para mucha gente.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s