Fast Track

En un país que se preciaba de respetar hasta la idolatría el “precioso hilo de la legalidad”, la reforma de las Constituciones era todo un problema que angustiaba a los juristas decimonónicos. Tanto, que si la norma respectiva era demasiado rígida -pétrea en el lenguaje de los constitucionalistas-, había que reformarla primero para hacer viable luego la transformación deseada. Y se encargaba a algún especialista connotado como Don Florentino Gonzalez (antes de que tuviera que irse a Buenos Aires por los vaivenes de la política nacional), para que redactara el nuevo texto de la Carta fundamental.
Hoy, en cambio, ni siquiera se tienen ya esos pudores formalistas: en un país donde poca gente habla inglés (8% de los jueces según una encuesta), la Constitución se reforma, o deforma, según quien hable, por medio de un mecanismo insólito que ni siquiera se atreve a decir su nombre en castellano.
Las generaciones futuras, casi siempre intransigentes con los desatinos y errores de sus antepasados, seguramente serán implacables con el desastre jurídico que se está fabricando en el país.

Acerca de rasbe

I'm a lawyer. I was a Judge in the Highest Administrative Court of Colombia and now I'm partner in Saavedra Becerra Abogados S.A.S., a lawyers firm. At the same time I'm a n University professor on State Liability at the Javeriana University in Bogotá.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.