Las verdaderas guerras del hambre

Timothy Snyder publicó hace algunos años un artículo que, revisado, pone de presente el peligroso papel que juega China en el mundo por cuenta de la necesidad de alimentar a su enorme población. Pero el problema no se limita a ese país sino que se extiende a otros protagonistas. Recuerda Snyder que uno de los argumentos esgrimidos por Hitler para exigir la expansión de Alemania en los años previos a la Segunda Guerra Mundial era la supuesta necesidad de que su país contara con “espacio vital”(Lebensraum ) un concepto desarrollado un siglo antes por varios precursores, en virtud del cual la existencia nacional solo queda asegurada cuando se cuenta con el territorio suficiente para lograr el pleno desarrollo. El problema climático  amenaza con provocar un pánico ecológico sin precedentes. Hasta ahora, solo los pobres de Africa o del Cercano Oriente han soportado el peso de lo que significa la penuria. La muerte en masa de por lo menos 500.000 ruandeses en 1.994 fue el efecto de una caida continua de la producción agrícola durante varios años. Porque si los Hutu empezaron a matar a los Tutsi, ello no solo ocurrió por los odios étnicos sino para apoderarse de sus tierras, como muchos de los genocidas terminaron confesándolo después.

En 2.003 la sequía del Sudan fue lo que llevó a los Arabes a iniciar una campaña de exterminio de los Zaghawa y Masalit en Darfour y en las zonas vecinas.
El cambio climático también ha impulsado la incertidumbre alimentaria en el corazón de la política des grandes potencias.  Aunque poco se habla de ello, encandilado como vive el mundo por el espejismo de su progreso material, lo cierto es que la China de hoy como la Alemania de antes de la II Guerra mundial, es una potencia industrial incapaz de alimentar a su población con sus solos recursos. Ella es cada vez más dependiende de los mercados internacionales que son por definición imprevisibles y están ahora mismo recientemente perturbados por las decisiones y exigencias del Presidente Trump. No es improbable entonces que los gobernantes chinos se vuelvan permeables a ideas tales como la del Lebensraum. Además, las autoridades tienen que compensar los recuerdos de las hambres endémicas todavía cercanas, con la promesa de una cada vez mayor prosperidad, enfrentando al mismo tiempo, como se ha visto recientemente, condiciones ambientales en constante degradación. El peligro no es que los chinos se vayan a morir de hambre en el futuro próximo, como tampoco lo era en la Alemania de los años 30, . El riesgo es que un país desarrollado, capaz de hacer hablar su poderío militar ceda, como la Alemania de Hitler al pánico ecológico y tome medidas drásticas para garantizar el nivel de vida de su población.

¿ Cómo podría presentarse un escenario tal ?  China explota ya más de un 20% de las tierras arables de Ucrania y compra tantos alimentos como puede de las reservas mundiales. Durante la sequía de 2.010 las compras angustiosas de China contribuyeron a la aparición de los desórdenes por hambre y las revoluciones del Cercano Oriente. Los dirigentes chinos ya consideran actualmente a África como su fuente de alimentos a largo plazo. A pesar de que numerosos africanos padecen de hambre, su continente detenta cerca de la mitad de la superficie mundial de tierras arables no cultivadas. Como China, los Emiratos Árabes y Corea del Sur se han mostrado muy interesados en las regiones fértiles de Sudán. Con ellos, también Japón, Catar y Arabia Saudita hacen esfuerzos para comprar tierras en toda África.

Los Estados que necesitan tierras empiezan siempre a negociar con sus arrendamientos o sus adquisiciones; pero en caso de tensiones o de necesidades agudas, esas zonas francas agrarias tienen grandes posibilidades de transformarse en colonias fortificadas engendrando la violencia.

Acerca de rasbe

I'm a lawyer. I was a Judge in the Highest Administrative Court of Colombia and now I'm partner in Saavedra Becerra Abogados S.A.S., a lawyers firm. At the same time I'm a n University professor on State Liability at the Javeriana University in Bogotá.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .