Del español de aquí y de allá

Alguien propuso una vez que llamaramos “españolés” a ese dialecto absolutamente minoritario que hablan en la península ibérica y que tiene un cierto parecido con el idioma que se emplea en América.

El problema es que, al menos en este país, y por cuenta de la adquisición de medios de comunicaciones, cada vez ingresa con mayor fuerza el mentado dialecto. Hace años, uno de mis profesores de castellano en la Facultad de Comunicación de la Javeriana, Jaime López Ramón nos advertía contra el uso del “leísmo”, para él una plaga lamentable (como el “laísmo”) del lenguaje de España. Hoy, infortunadamente, el leísmo se aposentó con fuerza en todos los escenarios parlantes: a usted ya no lo invitan; ahora LE invitan; ellas no lo aman, LE aman (el qué ?). Todavía no llega el laísmo, pero es cuestión de tiempo: “hay que decirLA a Piedad que explique las cosas…” Por lo pronto nuestras mujeres ya no hablan de que “uno está en riesgo de enamorarse”, por ejemplo, sino que “UNA está ….”

Una expresión contra la que hay que estar listo a iniciar una nueva guerra de independencia, esta vez lingüística, es la espantosa “Ir a por…” que cierto destacado locutor colombiano defendía hace algún tiempo con un (muy en él) explicable alarde de entusiasta ignorancia. La única ir a por aceptable en un español bien hablado, es “ir a Portugal”.

Ya volveremos con más ejemplos de esta epidemia que nos arrasa. Todo por desconocer la clara evidencia de que el “españolés” es apenas un rezago pobre del castellano que, todavía, se habla en América, pese al peligro en que está.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El Viernes loco y la gente virtuosa

Es un hecho que, por más rebeldía que pretendan exhibir, los países del resto del mundo no pueden sustraerse al dominio también cultural americano, para bien y para mal. Inventores del marketing moderno y dotados de una imaginación rica, incansable y fértil, los Americanos han decidido suavizar el más monótono de los meses que es noviembre, con ferias comerciales y populares. Por tanto, han emnmarcado el periodo de Halloween, una vieja celebración celta, cada 31 de octubre y Thanksgiving,  una liturgia que se disputan haber creado George Washington y Abraham Lincoln cada cuarto jueves de de noviembre para agradecerle a la Providencia.  Ese día se come pavo y se intercambian regalos. Al mismo tiempo, se les ocurrió relanzar la actividad comercial de las tiendas decretando, al día siguiente una jornada de rebajas monstruo, autopista de inicio de la gran festividad de Navidad el mes siguiente. El “Black Friday », o viernes loco, abre sus puestas este 29 de noviembre.
Cuenta la prensa francesa que su país, siempre estremecido de envidia y fascinación frente a las modas culturales y comerciales que desembarcan de Estados Unidos, trata de mirar con desdén esas explotaciones mercantiles que globalizan la gran animación comercial de los grandes supermercados e hipertiendas.  Y ahora se prenden del omnipresente argumento ecológico para reforzar la crítica. Hay que consumir menos para contaminar menos, ya se trate de tarros de Nutella o de viajes en avión. ¡Compre menos y salvará el planeta!
Lo malo es que el consumo, ámbito en el que Francia genera algunos de los más costosos y rutilantes objetos, es el primer motor de la economía y de la creación de actividad y prosperidad, también en ese país.
Pero como hay que ser virtuosos frente a los derrochadores del otro lado del Atlántico, la Cámara de Diputados ha adoptado este martes pasado 26 de noviembre, una resolución para prohibir la publicidad del Black Friday. Asimilando las promociones a una droga cuyos efectos hay que perseguir, los representantes del pueblo francés no temen caer en el ridículo con este acto de hipocresía ostentosa.Y, dice Le Monde, para mayor escarnio, un grupo de las 500 marcas más famosas del país, muchas del sector de la moda y de la ostentación, que fatigan las ondas del mundo con su publicidad omnipresente, anuncian con descarado pudor, que apoyan el boicot al espectáculo obsceno del Black Friday…

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El Expresionismo

Umberto Eco era consciente de lo que significaban las redes sociales. Pocos meses antes de morir hizo una declaración que ya es célebre y que, en su momento estremeció a más de uno y mortificó a algunas conciencias culpables. Fue dirigiéndose casualmente a los periodistas al margen de una ceremonia en que se lo declaraba doctor honoris causa en Turin el 10 de junio de 2.015. Dijo él que las redes sociales le dan el derecho a hablar a una legión de imbéciles que, hasta ahora, no hablaban sino en los bares después de un vaso de vino, sin causar daños a la colectividad. Los hacían callar inmediatamente, pero hay tienen el mismo derecho a la palabra que un premio Nobel. ” Es la invasión de los imbéciles”. Evidentemente (prueba inmediata de la tesis en cuestión), esta declaración incidental tuvo por efecto eclipsar la lectio magistralis de Eco que estaba consagrada a una forma más sublime de imbecilidad: la paranoia y la teoría del complot.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La Parajoja

Al contrario de lo que mucha gente cree, los grandes niveles de conflictividad social no se dan en los pueblos más atrasados. Las naciones más desiguales, donde solo hay una pequeña burguesía dominante y una gran población pobre viviendo si acaso con lo esencial, se caracterizan por ser marcadamente conformistas. En los años 50 del siglo pasado Centro América era una región relativamente estable en su inmensa pobreza.

Pero cuando el desarrollo económico relativo empieza, es característico que se disparen los conflictos. Y la lenta emergencia de la clase media incrementa las demandas sociales; es como si a medida que se produce la movilidad social se hacen más evidentes las desigualdades, porque lo que genera el descontento no es tanto la pobreza sino la riqueza mal distribuida.

En otras épocas ese despertar era sofocado militarmente porque se lo calificaba de intento de implanta el modelo comunista. Por razones que no es del caso examinar aquí, eso ya no es posible. Y el desarrollo tecnológico, la TV, y las redes sociales han hecho que el descontento se pueda expresar con fuerza indefendible. Pero los políticos, con sus viejos modelos y sus antiguas mañas no parecen entenderlo.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Las verdaderas guerras del hambre

Timothy Snyder publicó hace algunos años un artículo que, revisado, pone de presente el peligroso papel que juega China en el mundo por cuenta de la necesidad de alimentar a su enorme población. Pero el problema no se limita a ese país sino que se extiende a otros protagonistas. Recuerda Snyder que uno de los argumentos esgrimidos por Hitler para exigir la expansión de Alemania en los años previos a la Segunda Guerra Mundial era la supuesta necesidad de que su país contara con “espacio vital”(Lebensraum ) un concepto desarrollado un siglo antes por varios precursores, en virtud del cual la existencia nacional solo queda asegurada cuando se cuenta con el territorio suficiente para lograr el pleno desarrollo. El problema climático  amenaza con provocar un pánico ecológico sin precedentes. Hasta ahora, solo los pobres de Africa o del Cercano Oriente han soportado el peso de lo que significa la penuria. La muerte en masa de por lo menos 500.000 ruandeses en 1.994 fue el efecto de una caida continua de la producción agrícola durante varios años. Porque si los Hutu empezaron a matar a los Tutsi, ello no solo ocurrió por los odios étnicos sino para apoderarse de sus tierras, como muchos de los genocidas terminaron confesándolo después.

En 2.003 la sequía del Sudan fue lo que llevó a los Arabes a iniciar una campaña de exterminio de los Zaghawa y Masalit en Darfour y en las zonas vecinas.
El cambio climático también ha impulsado la incertidumbre alimentaria en el corazón de la política des grandes potencias.  Aunque poco se habla de ello, encandilado como vive el mundo por el espejismo de su progreso material, lo cierto es que la China de hoy como la Alemania de antes de la II Guerra mundial, es una potencia industrial incapaz de alimentar a su población con sus solos recursos. Ella es cada vez más dependiende de los mercados internacionales que son por definición imprevisibles y están ahora mismo recientemente perturbados por las decisiones y exigencias del Presidente Trump. No es improbable entonces que los gobernantes chinos se vuelvan permeables a ideas tales como la del Lebensraum. Además, las autoridades tienen que compensar los recuerdos de las hambres endémicas todavía cercanas, con la promesa de una cada vez mayor prosperidad, enfrentando al mismo tiempo, como se ha visto recientemente, condiciones ambientales en constante degradación. El peligro no es que los chinos se vayan a morir de hambre en el futuro próximo, como tampoco lo era en la Alemania de los años 30, . El riesgo es que un país desarrollado, capaz de hacer hablar su poderío militar ceda, como la Alemania de Hitler al pánico ecológico y tome medidas drásticas para garantizar el nivel de vida de su población.

¿ Cómo podría presentarse un escenario tal ?  China explota ya más de un 20% de las tierras arables de Ucrania y compra tantos alimentos como puede de las reservas mundiales. Durante la sequía de 2.010 las compras angustiosas de China contribuyeron a la aparición de los desórdenes por hambre y las revoluciones del Cercano Oriente. Los dirigentes chinos ya consideran actualmente a África como su fuente de alimentos a largo plazo. A pesar de que numerosos africanos padecen de hambre, su continente detenta cerca de la mitad de la superficie mundial de tierras arables no cultivadas. Como China, los Emiratos Árabes y Corea del Sur se han mostrado muy interesados en las regiones fértiles de Sudán. Con ellos, también Japón, Catar y Arabia Saudita hacen esfuerzos para comprar tierras en toda África.

Los Estados que necesitan tierras empiezan siempre a negociar con sus arrendamientos o sus adquisiciones; pero en caso de tensiones o de necesidades agudas, esas zonas francas agrarias tienen grandes posibilidades de transformarse en colonias fortificadas engendrando la violencia.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Sobre las libertades

En sus Reflexiones sobre la Revolución en Francia Edmund Burke atacaba la idea francesa de Libertad oponiéndola al concepto inglés de libertades. Para él, la concepción abstracta de los revolucionarios no tenía ningún sentido claro. Las libertades, decía, eran diversas y su extensión y sus límites obraban en función de ese contenido concreto. Es una visión que pervive en la manera como los americanos han entendido la cuestión, con la particularidad, para ellos, que libertad para ejercer el comercio tiene una preeminencia particular en su análisis de las circunstancias sociales y políticas de un país determinado. Uno tiene la impresión de que oposición al Socialismo no se centra en el hecho de que esa ideología limite presuntamente la Libertad general en la práctica sino que se opone a los negocios y al ejercicio de la iniciativa privada en las relaciones comerciales.

Cuando se analizan las relaciones con Cuba, por ejemplo, siempre aparecen las expropiaciones de bienes americanos como uno de los mayores agravios hechos contra la libertad, empeorado por la negativa del gobierno de la Isla, a lo largo de los años, a aceptar el pago una indemnización “adecuada”.

Y no es un tema de doble moral. Los americanos solo tienen una moral, la del empresario y comerciante. Si uno lo tiene en cuenta, es mucho más fácil entender el fondo de sus resentimientos y sus indignaciones. Ellos son herederos de esa mentalidad que Napoleón, justa o injustamente le atribuía a los británicos: la de un “pueblo de tenderos”.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Animales Humanizados

¿ Para que sirve personificar a los animales ? El debate jurídico es, sin duda, el fundamento de una discusión propiamente filosófica ( por no decir ideológica). El concepto de persona tal como lo usa el Código Civil viene directamente de la teología, que hace del ser humano un individuo único, a semejanza de Dios. El autor cristiano Tertuliano había tomado por su cuenta la palabra griega persona, que designaba la máscara usada por los actores para simbolizar el personaje que representaban. En consecuencia, elevar el animal al rango de persona equivaldría a reconocerle una personalidad, es decir una vida síquica y una consciencia de sí mismo. Pero ¿ son los argumentos de los militantes animalistas suficientes frente a lo que representa semejante opción semántica ? Que apenas se apoyan, en efecto, sobre los avances recientes de la etología, el estudio del comportamiento animal. La instrumentalización de esos trabajos no trata de establecer sino una diferencia de grado entre el hombre y el animal, donde siempre vimos una diferencia de naturaleza. El filósofo Etienne Bimbenet ha descrito admirablemente ese proceder, que él llama “zoocentrismo”: ” los argumentos zoocentristas solo se extraen la mayoría de las veces de las ciencias de la vida y no de las ciencias del hombre”, escribe él en  Le Complexe des trois singes, ensayo en el cual denuncia el borramiento de los aportes de la sociología, de la lingüística  o de la sicología en la comparación entre las facultades humanas y animales.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario