Las verdaderas guerras del hambre

Timothy Snyder publicó hace algunos años un artículo que, revisado, pone de presente el peligroso papel que juega China en el mundo por cuenta de la necesidad de alimentar a su enorme población. Pero el problema no se limita a ese país sino que se extiende a otros protagonistas. Recuerda Snyder que uno de los argumentos esgrimidos por Hitler para exigir la expansión de Alemania en los años previos a la Segunda Guerra Mundial era la supuesta necesidad de que su país contara con “espacio vital”(Lebensraum ) un concepto desarrollado un siglo antes por varios precursores, en virtud del cual la existencia nacional solo queda asegurada cuando se cuenta con el territorio suficiente para lograr el pleno desarrollo. El problema climático  amenaza con provocar un pánico ecológico sin precedentes. Hasta ahora, solo los pobres de Africa o del Cercano Oriente han soportado el peso de lo que significa la penuria. La muerte en masa de por lo menos 500.000 ruandeses en 1.994 fue el efecto de una caida continua de la producción agrícola durante varios años. Porque si los Hutu empezaron a matar a los Tutsi, ello no solo ocurrió por los odios étnicos sino para apoderarse de sus tierras, como muchos de los genocidas terminaron confesándolo después.

En 2.003 la sequía del Sudan fue lo que llevó a los Arabes a iniciar una campaña de exterminio de los Zaghawa y Masalit en Darfour y en las zonas vecinas.
El cambio climático también ha impulsado la incertidumbre alimentaria en el corazón de la política des grandes potencias.  Aunque poco se habla de ello, encandilado como vive el mundo por el espejismo de su progreso material, lo cierto es que la China de hoy como la Alemania de antes de la II Guerra mundial, es una potencia industrial incapaz de alimentar a su población con sus solos recursos. Ella es cada vez más dependiende de los mercados internacionales que son por definición imprevisibles y están ahora mismo recientemente perturbados por las decisiones y exigencias del Presidente Trump. No es improbable entonces que los gobernantes chinos se vuelvan permeables a ideas tales como la del Lebensraum. Además, las autoridades tienen que compensar los recuerdos de las hambres endémicas todavía cercanas, con la promesa de una cada vez mayor prosperidad, enfrentando al mismo tiempo, como se ha visto recientemente, condiciones ambientales en constante degradación. El peligro no es que los chinos se vayan a morir de hambre en el futuro próximo, como tampoco lo era en la Alemania de los años 30, . El riesgo es que un país desarrollado, capaz de hacer hablar su poderío militar ceda, como la Alemania de Hitler al pánico ecológico y tome medidas drásticas para garantizar el nivel de vida de su población.

¿ Cómo podría presentarse un escenario tal ?  China explota ya más de un 20% de las tierras arables de Ucrania y compra tantos alimentos como puede de las reservas mundiales. Durante la sequía de 2.010 las compras angustiosas de China contribuyeron a la aparición de los desórdenes por hambre y las revoluciones del Cercano Oriente. Los dirigentes chinos ya consideran actualmente a África como su fuente de alimentos a largo plazo. A pesar de que numerosos africanos padecen de hambre, su continente detenta cerca de la mitad de la superficie mundial de tierras arables no cultivadas. Como China, los Emiratos Árabes y Corea del Sur se han mostrado muy interesados en las regiones fértiles de Sudán. Con ellos, también Japón, Catar y Arabia Saudita hacen esfuerzos para comprar tierras en toda África.

Los Estados que necesitan tierras empiezan siempre a negociar con sus arrendamientos o sus adquisiciones; pero en caso de tensiones o de necesidades agudas, esas zonas francas agrarias tienen grandes posibilidades de transformarse en colonias fortificadas engendrando la violencia.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Sobre las libertades

En sus Reflexiones sobre la Revolución en Francia Edmund Burke atacaba la idea francesa de Libertad oponiéndola al concepto inglés de libertades. Para él, la concepción abstracta de los revolucionarios no tenía ningún sentido claro. Las libertades, decía, eran diversas y su extensión y sus límites obraban en función de ese contenido concreto. Es una visión que pervive en la manera como los americanos han entendido la cuestión, con la particularidad, para ellos, que libertad para ejercer el comercio tiene una preeminencia particular en su análisis de las circunstancias sociales y políticas de un país determinado. Uno tiene la impresión de que oposición al Socialismo no se centra en el hecho de que esa ideología limite presuntamente la Libertad general en la práctica sino que se opone a los negocios y al ejercicio de la iniciativa privada en las relaciones comerciales.

Cuando se analizan las relaciones con Cuba, por ejemplo, siempre aparecen las expropiaciones de bienes americanos como uno de los mayores agravios hechos contra la libertad, empeorado por la negativa del gobierno de la Isla, a lo largo de los años, a aceptar el pago una indemnización “adecuada”.

Y no es un tema de doble moral. Los americanos solo tienen una moral, la del empresario y comerciante. Si uno lo tiene en cuenta, es mucho más fácil entender el fondo de sus resentimientos y sus indignaciones. Ellos son herederos de esa mentalidad que Napoleón, justa o injustamente le atribuía a los británicos: la de un “pueblo de tenderos”.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Animales Humanizados

¿ Para que sirve personificar a los animales ? El debate jurídico es, sin duda, el fundamento de una discusión propiamente filosófica ( por no decir ideológica). El concepto de persona tal como lo usa el Código Civil viene directamente de la teología, que hace del ser humano un individuo único, a semejanza de Dios. El autor cristiano Tertuliano había tomado por su cuenta la palabra griega persona, que designaba la máscara usada por los actores para simbolizar el personaje que representaban. En consecuencia, elevar el animal al rango de persona equivaldría a reconocerle una personalidad, es decir una vida síquica y una consciencia de sí mismo. Pero ¿ son los argumentos de los militantes animalistas suficientes frente a lo que representa semejante opción semántica ? Que apenas se apoyan, en efecto, sobre los avances recientes de la etología, el estudio del comportamiento animal. La instrumentalización de esos trabajos no trata de establecer sino una diferencia de grado entre el hombre y el animal, donde siempre vimos una diferencia de naturaleza. El filósofo Etienne Bimbenet ha descrito admirablemente ese proceder, que él llama “zoocentrismo”: ” los argumentos zoocentristas solo se extraen la mayoría de las veces de las ciencias de la vida y no de las ciencias del hombre”, escribe él en  Le Complexe des trois singes, ensayo en el cual denuncia el borramiento de los aportes de la sociología, de la lingüística  o de la sicología en la comparación entre las facultades humanas y animales.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

¿ Serendipia… ?

Serendipity llegó al idioma inglés un 28 de enero de 1.754, como aporte de Horace Walpole, escritor, historiador del arte, hombre de letras, anticuario y político inglés  en una carta al célebre educador americano Horace Mann. La palabra aparentemente surgió del título de un cuento Persa llamado “Los Tres Príncipes de Serendip”. Ese grupo de jóvenes, le dijo Walpole a Mann, ” estaba siempre haciendo descubrimientos, ya sea accidentalmente o por puro ingenio, de cosas que no estaban buscando”.  A esos descubrimentos, agregó, ” Yo los llamo Serendipity”.  

La expresión ha pasado a otros idiomas, no sabemos si con la misma poca fortuna que al Español, donde el Diccionario de la Real Academia lo ha incorporado como “serendipia”, un vocablo simplón y desangelado que carece por completo de la sonoridad de su equivalente inglés. 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Qué Pasa en el mundo

No solo el enredo del Brexit en el Reino Unido, o el enfrentamiento sin solución aparente de Trump con el partido Demócrata a propósito del pretendido muro fronterizo en México,  o el evidente desorden de la política española o el conflicto del presidente Macron con los “chalecos amarillos” en Francia son las cuestiones que se mueven en el escenario internacional en estos días. Hay otras cuestiones menos publicitadas también.

En Grecia pasa que la gente no está contenta con que haya un país diferente al norte de sus fronteras que se llame Macedonia, así sea Macedonia del Norte, como habían acordado los dos gobiernos recientemente. Y aunque desde la desmembración de Yugoeslavia se han realizado interminables negociaciones, los griegos se siguen oponiendo incluso a que la república se llame Macedonia del Norte para diferenciarse de la región de Macedonia que es parte de su país.  Las cosas empeoran por la insistencia de que la bandera del país, sea un paño de color rojo en el que aparece representado un sol de oro con ocho rayos dorados, extendidos hasta los bordes, y se conoce  como el Sol de Vergina. Su imagen Fue desenterrada en 1.977 durante unas excavaciones arqueológicas en Vergina, situada en la región de Macedonia, Grecia. El descubrimiento consistía en un cofre de oro con la estrella grabada en su tapa superior. El mismo fue hallado en las tumbas de reyes griegos de Macedonia, entre ellos Alejandro Magno. La pretensión de que los habitantes de la nueva Macedonio sean descendientes de esos antiguos griegos es insoportable para la Grecia moderna. De manera que la cuestión sigue pendiente y las protestas y manifestaciones son permanentes y constantes.

En Africa del Sur lo que pasa es que las más grandes extensiones de propiedad agrícola, ( alguna incluso llega a las 100.000 há ) siguen perteneciendo a la población blanca. Esta es una cuestión que el final del apartheid nunca enfrentó.  Y es que a lo largo de los cuatro siglos de dominación blanca, los llamados africaaner primero y luego también la población inglesa fueron arrinconando a los negros hasta dejarlos apenas con reducidos minifundios atrasados y sin infraestructura productiva. Se habla entonces de iniciar grandes procesos de expropiación sin ninguna compensación como los que se realizaron en la antigua Rodesia, hoy Zimbabue, pero que acabaron con una de las economías más prósperas de Africa. La situación se ha deteriorado progresivamente en medio de proclamas revolucionarias y una creciente tensión. En un tiempo breve las cosas van a ir evolucionando en un sentido muy crítico y las perspectivas son ya muy preocupantes.

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Prosper Weil, jurista excepcional

Un mes después de su muerte, y cuando ha pasado casi desapercibida en nuestro ámbitos académicos, es importante destacar a quien fuera uno de los grandes juristas e internacionalistas del siglo XX.

Antes de convertirse en un maestro reconocido del Derecho Internacional, ya lo era del Derecho Administrativo. Su ensayo sobre este tema en la colección  « Que sais-je ? »  es una de los más admirables ejemplos de síntesis jurídica. Tales logros demuestran que Prosper Weil era un experto general del Derecho, de la misma estirpe que Vedel o Carbonnier, capaz de manejar la técnica jurídica sin detenerse en las fronteras de las diferentes ramas: derecho público/derecho privado, derecho interno/derecho internacional.

Como lo ha escrito uno de sus cercanos colaboradores, esa polivalencia es lo que explica la facilidad aparente con la que él pasó, a principios de los años 70 del siglo pasado del derecho administrativo a una dedicación asidua al derecho internacional que culminó con un curso extraordinario en la Academia de La Haya.

Alli se pronuncia él contra  ciertas “evoluciones recientes del sistema normativo internacional: teoría del jus cogens, distinción de crímenes y delitos internacionales, concepto de la regla de derecho internacional general, noción de obligación erga omnes” que le valieron vivas críticas, las cuales él lamentó y denunció comparándolas con una cacería despiadada de brujas. No obstante que el objeto de sus propias denuncias está hoy en el centro de algunas fecundas controversias en el seno de la disciplina.

Comenta  Allain Pellet de la Sociedad para el Derecho Internacional que Weil atacaba ferozmente cualquier resultado del que llamaba principio “rudimentario” de equidad ( sin embargo tan fatigado en nuestra jurisprudencia), siempre en busca del orden y la coherencia en el manejo de las instituciones y en las soluciones de lo jurídico.

En una práctica abundante del derecho internacional ya como abogado o como árbitro, durante  una veintena de años fue además miembro del Tribunal administrativo del Banco Mundial,  el que presidió, además entre 1.989 y 1.993.

Y en lo que a nuestro país corresponde, el profesor Weil fue consultor respecto del diferendo marítimo con Nicaragua. En suma, ha muerto un gran jurista y un profesor excepcional.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Congelar las leyes…

Como lo señaló G. Jèze, en Les principes généraux du droit administratif, 1.904, p. 88 “ Políticamente, es absurdo, quimérico y criminal querer encerrar a generaciones sucesivas en instituciones políticas, administrativas, o sociales que probablemente estarían en contradicción con el ideal, la moral de moda, la justicia a favor, las necesidades políticas, económicas etc.”

Pero todo gobierno tiene la intención de que, bajo su control, se legisle con vocación de perennidad. En la administración pasada se aprobaron disposiciones constitucionales y legales que, en un lenguaje belicista paradójico pero apropiado, se consideraron “blindadas” frente a las competencias de los gobiernos futuros. Fue la asunción vanidosa de que los antiguos detentadores del poder contaban con la sabiduría suficiente para prever y organizar las vidas de las generaciones siguientes.

Pero esas pretensiones son inútiles; como dijo el filósofo cada día trae su afán, y las esperanzas de quienes creyeron que pasarían a la historia se destruyen con las exigencias inesperadas del presente. Por fortuna.

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario