El Mundo que viene

¿ Como será el mundo que nos espera después de la Pandemia ? Si se juzga por la acumulación de predicciones, análisis, exámenes y estudios que aparecen todos los días, ya todo está dicho y previsto. En efecto, uno tras otro desfilan por los medios los filósofos recordándonos que ya ellos habían decretado desde hace tiempo la irredimible decadencia del hombre, condenado inexorablemente a pagar por sus culpas tarde o temprano; el futuro dependerá entonces de si la humanidad deja pasar la oportunidad de regeneración que se le ofrece. Los sociólogos, con su habitual y perenne indignación, se ufanan igualmente de haber vaticinado la caída: la sociedad ha estado sumergida en la injusticia y será muy difícil que se salve, a menos que adopte las medidas que ellos vienen exigiendo desde hace más de un siglo. Los historiadores nos recuerdan despiadadamente que esto ya ha ocurrido muchas veces y grandes serán los desastres como siempre han sido. Y los sicólogos y los economistas y los politólogos y los internacionalistas, y los ecologistas y los juristas, y todo el mundo está aprovechando su cargo de hora mediático para aportar su grano de hiel a la preocupación general.

Pero, ¿será que de verdad el mundo ya no volverá a ser el mismo de antes ? ¿Será que cambiarán los paradigmas y habrá un recomienzo de todas las cosas, como nunca antes ha sucedido en el devenir de la sociedad ? ¿Cambiarán las relaciones sociales (y sexuales) ? ¿ Habrá un novedoso reparto geopolítico en el orden internacional?


Hay que parecer pesimista, pero con el pesimismo de quienes nunca hemos creído en la fábula rusoniana de la bondad esencial del hombre. El hombre no es ni bueno ni malo sino simplemente natural porque es parte de la naturaleza y ella tampoco es ni lo uno ni lo otro. Y por eso hay que atenerse a la historia y a la experiencia: el hombre no cambia esencialmente. Nunca lo ha hecho. Después de los grandes desastres se le despierta sin embargo la energía creativa pero también el deseo de gozar de la vida: tras la Gran Peste Bubónica vino el despertar artístico del Renacimiento, sin renunciar las guerras y a las ansias de conquista. Tras la Gripa Española se inició el frenesí de los años veinte, con su liberación artística y sexual, pero emergió también el nacionalismo que hundiría de nuevo al mundo en la más devastadora de las guerras. El hombre no cambia, y por eso tras la Pandemia actual, habrá una nueva ola de diversión y frenesí y la recuperación muy rápida de las economías, pese al entusiasta presagio de la prensa que en aras de sus utilidades comerciales goza asustando a todo el mundo.

En cuanto a la geopolítica, es poco probable que China, de quien se viene pronosticando el dominio del mundo desde hace 400 años, lo consiga. No tiene esa capacidad.

Los europeos, por su parte, aprovechan para cobrarle a Estados Unidos el haberlos rescatado del desastre de la guerra que ellos iniciaron hace 81 años y que terminó dejándolos en ruinas. El apoyo americano, interesado desde luego, les permitió desentenderse de la amenaza soviética y dedicar sus esfuerzos a la recuperación económica y al perfeccionamiento del Estado de Bienestar que ellos atribuyen a la superioridad de su democracia exclusivamente. Ahora se solazan comprobando que sus benefactores ya no tienen el leadership mundial.

Pero la unidad de Europa no ha resistido el asalto del Coronavirus. Por el contrario, lo que se ha comprobado es la ausencia de solidaridad entre los Estados más ricos y los mas afectados de la Comunidad. Solo la evidencia de la ruptura total ha permitido finalmente que se llegara a un plan de salvamento. Al final, sin embargo, un fallo del Tribunal Constitucional alemán, ha vuelto a someter a las instituciones comunes y en especial al Banco Central Europeo a una peligrosa inestabilidad. Lo que, además pone en evidencia el hecho insólito de que en las fechas en que se conmemoran los 75 años su derrota en la Segunda Guerra Mundial, Alemania extiende su dominio no solo económico sino jurídico sobre todo el continente.

Pero ninguna de esas situaciones es consecuencia de la pandemia. Por el contrario, ella no ha hecho más que desnudar la realidad. En ese sentido, como lo han afirmado algunos, simplemente se ha encargado de acelerar la historia.



Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Previsiones

Predecir una epidemia es como predecir un terremoto: se sabe que va a ocurrir, se sabe dónde pero no se sabe cuando. Los geólogos americanos tienen muy claro que, debido a la falla de San Andrés, un terremoto muy poderoso seguramente se producirá en California, y será aún más fuerte que el que destruyó a San Francisco a principios del siglo pasado; the Big One, lo llaman.

Por otra parte, una cosa es una predicción y otra una advertencia. En un artículo escrito por Vincent C. C. Cheng y Susanna K. P. Lau, entre otros, en el año 2007 para la revista “Clinical Microbiology Reivews” en la Universidad de Hong Kong, los autores advertían sobre lo que consideraban una bomba de tiempo: la costumbre de alimentarse con una especie de murciélago, debido a que dichos animales son un gran reservorio de virus con potencial para provocar el síndrome respiratorio agudo severo (SARS por sus siglas en inglés Severe Acute Respiratory Syndrome) en humanos.

Ahora, varios profetas, entre ellos el insoportable señor Bill Gates, elevado por su dinero a la categoría de factótum universal, habrían vaticinado la aparición del virus que ahora golpea al mundo. Siendo todo virus una porción de acido nucleico existente en la naturaleza, se puede asegurar que mientras éste exista, y seguramente lo hará por mucho tiempo, la humanidad volverá a sufrir de alguna pandemia futura una vez que se haya librado del Covid-19. La cuestión es que los mencionados profetas y sus seguidores lanzan condenas indiscriminadas contra todos los Estados y gobiernos por su presunta imprevisión; pero como dice Savater, preguntémonos: si el Gobierno o cualquier otro Gobierno hubiera impuesto las medidas draconianas de aislamiento antes de que hubiera habido muchos casos, ¿se lo habría tolerado la gente? ¿De verdad no hubiese salido la gente a la calle diciendo que era un autoritarismo inaguantable, un abuso de poder? Quizás en algunas partes las autoridades se hayan tardado más de la cuenta, pero si hubiésen actuado pronto y hubiesen impuesto las medidas más severas, ¿lo hubiéramos aceptado o lo hubiésemos considerado un abuso de autoridad?

Por otra parte, aún en el caso de una previsión fuera de lo común, ¿habría valido la pena ? Varios países europeos se llenaron de búnkeres en espera de la inminente guerra nuclear en los años 60 del siglo pasado. Suiza construyó casi otro país subterráneo y mantuvo la obligación de tener provisiones en todos los edificios del país para sobrevivir al infierno atómico (con la esperanza de que su gente fuera quien repoblara el planeta, bueno es decirlo). Hoy esas instalaciones están siendo utilizadas por refugiados extranjeros. En la República Checa un anciano nostálgico aparecía recientemente en la TV, cuidando los túneles construidos por el gobierno comunista con el mismo temor y seguramente con la misma intención repoblacional después de la guerra nuclear que todos esperaban.

Nada garantiza, además, que las generaciones futuras estén dispuestas a los mismos sacrificios si los desastres esperados se tardan en ocurrir. Disponer de grandes sumas para mantener los servicios de salud y hospitalarios sobredimensionados y actualizados en previsión de una epidemia que nadie sabe cuándo aparecerá, ¿será políticamente realizable ? Es muy dudoso, sobre todo si se alega que esos dineros estarían mejor empleados en investigación y desarrollo, por ejemplo.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El nuevo desafío a Europa.

¿ Cual es exactamente la intención de Europa? Ante la evidencia de la inacción de EE.UU., que se ha lavado las manos en el asunto, el drama que se desarrolla en la provincia siria de Idlib, una catástrofe humanitaria en la que casi un millón de personas han sido expulsados a las carreteras por la ofensiva del régimen de Asad , una escalada militar con 33 soldados turcos muertos por un bombardeo ayer jueves 27, y la participación aún más grave de las fuerzas rusas, hacen prever que, en cuestión de días una nueva ola de inmigrantes va a llegar masivamente al continente europeo generándomelo de nuevo las tensiones y los enfrentamientos políticos e ideológicos que ya se vivieron.
Por lo pronto, no se ve que exista na estrategia clara para hacerle un frente común a las dificultades que se vienen. Agravadas al máximo por el Covid-19.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Del español de aquí y de allá

Alguien propuso una vez que llamaramos “españolés” a ese dialecto absolutamente minoritario que hablan en la península ibérica y que tiene un cierto parecido con el idioma que se emplea en América.

El problema es que, al menos en este país, y por cuenta de la adquisición de medios de comunicaciones, cada vez ingresa con mayor fuerza el mentado dialecto. Hace años, uno de mis profesores de castellano en la Facultad de Comunicación de la Javeriana, Jaime López Ramón nos advertía contra el uso del “leísmo”, para él una plaga lamentable (como el “laísmo”) del lenguaje de España. Hoy, infortunadamente, el leísmo se aposentó con fuerza en todos los escenarios parlantes: a usted ya no lo invitan; ahora LE invitan; ellas no lo aman, LE aman (el qué ?). Todavía no llega el laísmo, pero es cuestión de tiempo: “hay que decirLA a Piedad que explique las cosas…” Por lo pronto nuestras mujeres ya no hablan de que “uno está en riesgo de enamorarse”, por ejemplo, sino que “UNA está ….”

Una expresión contra la que hay que estar listo a iniciar una nueva guerra de independencia, esta vez lingüística, es la espantosa “Ir a por…” que cierto destacado locutor colombiano defendía hace algún tiempo con un (muy en él) explicable alarde de entusiasta ignorancia. La única ir a por aceptable en un español bien hablado, es “ir a Portugal”.

Ya volveremos con más ejemplos de esta epidemia que nos arrasa. Todo por desconocer la clara evidencia de que el “españolés” es apenas un rezago pobre del castellano que, todavía, se habla en América, pese al peligro en que está.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El Viernes loco y la gente virtuosa

Es un hecho que, por más rebeldía que pretendan exhibir, los países del resto del mundo no pueden sustraerse al dominio también cultural americano, para bien y para mal. Inventores del marketing moderno y dotados de una imaginación rica, incansable y fértil, los Americanos han decidido suavizar el más monótono de los meses que es noviembre, con ferias comerciales y populares. Por tanto, han emnmarcado el periodo de Halloween, una vieja celebración celta, cada 31 de octubre y Thanksgiving,  una liturgia que se disputan haber creado George Washington y Abraham Lincoln cada cuarto jueves de de noviembre para agradecerle a la Providencia.  Ese día se come pavo y se intercambian regalos. Al mismo tiempo, se les ocurrió relanzar la actividad comercial de las tiendas decretando, al día siguiente una jornada de rebajas monstruo, autopista de inicio de la gran festividad de Navidad el mes siguiente. El “Black Friday », o viernes loco, abre sus puestas este 29 de noviembre.
Cuenta la prensa francesa que su país, siempre estremecido de envidia y fascinación frente a las modas culturales y comerciales que desembarcan de Estados Unidos, trata de mirar con desdén esas explotaciones mercantiles que globalizan la gran animación comercial de los grandes supermercados e hipertiendas.  Y ahora se prenden del omnipresente argumento ecológico para reforzar la crítica. Hay que consumir menos para contaminar menos, ya se trate de tarros de Nutella o de viajes en avión. ¡Compre menos y salvará el planeta!
Lo malo es que el consumo, ámbito en el que Francia genera algunos de los más costosos y rutilantes objetos, es el primer motor de la economía y de la creación de actividad y prosperidad, también en ese país.
Pero como hay que ser virtuosos frente a los derrochadores del otro lado del Atlántico, la Cámara de Diputados ha adoptado este martes pasado 26 de noviembre, una resolución para prohibir la publicidad del Black Friday. Asimilando las promociones a una droga cuyos efectos hay que perseguir, los representantes del pueblo francés no temen caer en el ridículo con este acto de hipocresía ostentosa.Y, dice Le Monde, para mayor escarnio, un grupo de las 500 marcas más famosas del país, muchas del sector de la moda y de la ostentación, que fatigan las ondas del mundo con su publicidad omnipresente, anuncian con descarado pudor, que apoyan el boicot al espectáculo obsceno del Black Friday…

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El Expresionismo

Umberto Eco era consciente de lo que significaban las redes sociales. Pocos meses antes de morir hizo una declaración que ya es célebre y que, en su momento estremeció a más de uno y mortificó a algunas conciencias culpables. Fue dirigiéndose casualmente a los periodistas al margen de una ceremonia en que se lo declaraba doctor honoris causa en Turin el 10 de junio de 2.015. Dijo él que las redes sociales le dan el derecho a hablar a una legión de imbéciles que, hasta ahora, no hablaban sino en los bares después de un vaso de vino, sin causar daños a la colectividad. Los hacían callar inmediatamente, pero hay tienen el mismo derecho a la palabra que un premio Nobel. ” Es la invasión de los imbéciles”. Evidentemente (prueba inmediata de la tesis en cuestión), esta declaración incidental tuvo por efecto eclipsar la lectio magistralis de Eco que estaba consagrada a una forma más sublime de imbecilidad: la paranoia y la teoría del complot.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La Parajoja

Al contrario de lo que mucha gente cree, los grandes niveles de conflictividad social no se dan en los pueblos más atrasados. Las naciones más desiguales, donde solo hay una pequeña burguesía dominante y una gran población pobre viviendo si acaso con lo esencial, se caracterizan por ser marcadamente conformistas. En los años 50 del siglo pasado Centro América era una región relativamente estable en su inmensa pobreza.

Pero cuando el desarrollo económico relativo empieza, es característico que se disparen los conflictos. Y la lenta emergencia de la clase media incrementa las demandas sociales; es como si a medida que se produce la movilidad social se hacen más evidentes las desigualdades, porque lo que genera el descontento no es tanto la pobreza sino la riqueza mal distribuida.

En otras épocas ese despertar era sofocado militarmente porque se lo calificaba de intento de implanta el modelo comunista. Por razones que no es del caso examinar aquí, eso ya no es posible. Y el desarrollo tecnológico, la TV, y las redes sociales han hecho que el descontento se pueda expresar con fuerza indefendible. Pero los políticos, con sus viejos modelos y sus antiguas mañas no parecen entenderlo.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario